Los recubrimientos para muros de poliéster reforzados con fibra de vidrio son duraderos, resistentes y fáciles de limpiar. Ideales para áreas de tráfico pesado donde la higiene y el fácil mantenimiento son fundamentales. Garantizan una instalación sencilla y rápida, sin la necesidad de herramientas especiales y son una alternativa eficaz al acero inoxidable o azulejos cerámicos.